miércoles, 17 de Julio de 2019

8M: marchamos por las que no están ¡Justicia por Teté!

Miércoles, 13 Febrero 2019 16:49

Melissa Badilla

Pan y Rosas Costa Rica

Solamente en el mes de marzo del pasado 2018, cuando se celebra el Día Internacional de la Mujer, cinco mujeres fueron asesinadas a manos de sus parejas. Para cuando culmina el 2018 ya eran más de 25 que nos fueron arrebatadas.

Cada 8M salimos a las calles miles de mujeres alrededor del mundo, porque estamos vivas, porque aún no hemos sido víctimas de femicidio en una violación o por que ya no queremos estar con nuestras parejas, porque estamos hartas de las maneras de justificar la violencia que vivimos las mujeres cada día. En este sentido hoy denunciamos el femicidio, un tema de muchos años atrás en el país pero que actualmente al haber una mayor conciencia y fuerza para denunciar, no se trata en silencio. Solamente en 2017, el Poder Judicial recibió un total de 50.000 denuncias por violencia

El femicidio, no es un homicidio común, es el acto más grave de violencia de género, en el que una mujer es asesinada por su condición de mujer en un mundo en el que serlo es, por sí mismo, peligroso. Vivir para contarlo resulta ser un “lujo”, se nos dice que tenemos que ser agradecidas por no ser la que salen a buscar y reconocer por un tatuaje, cicatriz o por la ropa con la que se nos vio por última vez y que confirme la identidad de una nueva víctima. Las expresiones de violencia de género en América latina y el mundo, son la punta del iceberg, que muestra la violencia y la inseguridad que se vive en la vida privada y pública.

Viendo como aumentan de forma terrible los índices de ataques y agresiones patriarcales, es necesario recordar que esas mujeres no son solo números como lo vemos en los periódicos o los medios de comunicación burgueses, que ensucian los nombres de cada una de estas mujeres, víctimas del sistema capitalista imperante, son vidas arrebatadas por las cuales el estado y el gobierno deben responder.

Denunciamos al gobierno de Carlos Alvarado que se da el lujo de chantajear un sector del movimiento de mujeres, condicionando la firma de la norma técnica de la ITE para que pase el paquetazo fiscal, el cual es también otra forma de violencia hacia las mujeres  trabajadoras y sus condiciones de vida; esta violencia que está condicionada por la pertenencia de clase, por el lugar donde se vive. Con estas medidas de ajuste el llamado gobierno de unidad nacional se cobra vidas de mujeres también, por lo que su silencio frente al femicidio es un agravante a la violencia que ejerce contra las mujeres en general.

Ante esto es importante conocer cuál es el funcionamiento de instituciones del Estado como Inamu y de otras relacionadas con la protección y prevención de la violencia contra las mujeres. Esas que, reactivando discursos de conmemoración de las luchas de las mujeres, las vacían de contenido y utilizan como si fuesen su vestido de cóctel. Esos aparatos nos venden un país que trabaja en la construcción de una vida libre de violencia para las mujeres, pero eso no es algo que el estado burgués puede garantizar, solamente la organización de las mujeres al lado de la clase trabajadora puede realizar esta tarea, en la lucha por revolucionar la sociedad actual.

Éstas instituciones, el aparato judicial, los medios de comunicación y las clases dominantes, son quienes reproducen la violencia que permite que estemos en peligro, porque no pueden ni pretenden detener la violencia patriarcal, funcionan bajo la perspectiva de que los femicidas son “la excepción” y no el producto de relaciones sociales.  Al poner en duda que el machismo sea un problema cuya raíz viene del Estado son los responsables de encubrir y justificar la justicia patriarcal, para no dar respuesta ante las vidas de las que hoy no están.

Uno de los casos que acaparó titulares en las primeras semanas de noviembre (2018) fue el de Stephanny Paola Castro Mora (Teté) asesinada entre el 1 y 4 de ese mes y encontrada el 7 y identificada el 8, desmembrada en Escazú.Los medios de comunicación burgueses trataron el caso con todos los prejuicios de clase, “adornándolo” de injurias y morbo por su preferencia sexual -siendo esto verdaderamente irrelevante, pero perfecto para el tono amarillista-. Son ya tres meses sin Teté, hija, hermana, novia y amiga, poco sabemos de la investigación y de los responsables de este atroz crimen.

Estos tipos de crímenes nos muestran, como se puede matar impunemente a mujeres de la clase trabajadora. El estado junto al gobierno del PAC es responsable, de no dar respuesta de estas vidas, al respaldar las leyes que encubren abusos de altos jerarcas, que entorpecen el arresto de los asesinos directos ; por extender la violencia a las mujeres al mandar a reprimir trabajadoras que pelean por su derecho al trabajo, como lo vimos en empaques Bella Vista en los Chiles, por las redes de trata, por las mujeres que mueren en abortos clandestinos, permitir los abusos de los curas católicos, el acoso en centros de estudio, etc. Denunciamos la precariedad de cada investigación y cada obstáculo que pone el Estado para proteger a las mujeres costarricenses y migrantes.

Desde Pan y Rosas, y como impulsoras de una perspectiva socialista en el movimiento de mujeres llamamos a sostener la denuncia política contra los femicidios y especialmente el caso de Teté, para lograr una justicia efectiva, que solo podremos imponer con la movilización y campaña política, conscientes de que la violencia patriarcal responde a un sistema capitalista para el que es funcional mantener a las mujeres en vulnerabilidad por su condición económica precaria. La herramienta del capitalismo para este fin es el Estado y sus instituciones, un ejemplo de esto son las denuncias contra Óscar Arias mantenidas en silencio durante años por el poder político del expresidente; las mujeres de Pan y Rosas también salimos a decir que Arias es la cara, el Estado es la raíz.

Es una deuda histórica, hacia las mujeres que fueron asesinadas a manos de sus victimarios, pero también de una sociedad y un sistema que nos quiere mantener calladas frente a la impunidad. Seamos miles de mujeres, organizadas luchando contra el patriarcado y el capitalismo. Por un 8M y un 2019 lleno de fuerza y agitación por nuestras compañeras, por las vidas que nos han arrebatado, con las consignas:

¡Ni Una Menos, Vivas nos queremos! ¡Justicia por Teté!

¡Nuestras vidas no son descartables!

¡Ni Un Minuto De Silencio, Toda Una Vida de Lucha!

Editorial

04/03/2019 17:50 | Editorial | Venezuela | Trump

Carta abierta a la Izquierda sobre el golpismo en Venezuela

No podemos dejar que por democracia se entienda el golpe sangriento de…
Leer más...
21/01/2019 01:55 | Editorial | Huelga Indefinida | Carlos Alvarado | PAC

Perspectivas políticas nacionales 2019

La democracia burguesa y todos los prejuicios que emanan de ella se…
Leer más...
26/11/2018 17:08 | Editorial | Huelga Indefinida | Reforma Fiscal | Plan Fiscal | PAC | Carlos Alvarado

¿Qué Hacer para Derrotar la Reforma Fiscal?

Después de meses las bases de la clase trabajadora pueden estar cansadas…
Leer más...

Publicaciones

24/04/2018 22:21 | Publicaciones Socialistas | Nicaragua | Daniel Ortega | Clase Trabajadora

¡Contra los ataques de Ortega a la clase trabajadora!

En días anteriores Nicaragua estuvo al rojo vivo por la intensidad y rapidez con que movilizaciones estudiantiles y populares se…
Leer más...
25/09/2017 00:28 | Publicaciones Socialistas

Publicación Socialista #10

Publicación Socialista #10
Leer más...
06/09/2017 21:29 | Publicaciones Socialistas | FEES

Publicación Socialista #9

Nuestras propuestas para la Asamblea Estudiantil de las 5:00 p.m.
Leer más...