Lunes, 21 de Mayo de 2018

Ante marcha feminista independiente: cerco mediático y represión

Lunes, 12 Marzo 2018 01:19

 

Por Stephanie Macluf

Pan y Rosas y Organización Socialista

 

Para cualquiera que preste atención, la marcha de este 8 de marzo, es demostrativa del clima político a nivel mundial: el levantamiento de masas y, en esta fecha en particular, el del feminismo, es una realidad. También es una realidad que el descontento de las masas y la demostración de que existen formas de organización independientes a las estructuras del Estado, representan una amenaza para aquellos que detentan el poder político, por eso los gobiernos que se turnan la administración capitalista, históricamente han utilizado diversos mecanismos de defensa cuando su verdadero rostro (explotador y opresor) es revelado y descubierto por las masas. El caso del 8M en Costa Rica es un claro ejemplo de esto.

 

Miles de personas marchamos en San José, las consignas, cantos y agitaciones reivindicaron las luchas que las mujeres hemos llevado a cabo a lo largo de la historia para garantizar nuestros derechos en una sociedad capitalista y patriarcal. Denunciamos la violencia sistemática, la explotación laboral, la persecución, el asesinato de mujeres, la precarización y la completa incapacidad del gobierno para garantizar derechos democráticos como el Aborto libre, legal, seguro y gratuito y el Matrimonio Igualitario.

 

El problema al que se enfrenta el Estado ante las denuncias y exigencias de las mujeres, tiende a dejarlo en jaque, pues el estado burgués por su propia naturaleza, no tiene como garantizar una sociedad sin violencia hacia las mujeres y sin explotación laboral, pues para lograr todo esto, tendría que haber una revolución social y esto significa la desaparición del estado tal y como lo conocemos hoy en día.

 

Para disolver la organización de las masas que le exige su propia desaparición, el estado hace uso de la represión directa (uso de la fuerza policial o militar) o produce un cerco mediático. En este caso, tanto la policía como sus jefes del poder judicial y la prensa cumplen a cabalidad su papel represivo e ideológico para garantizar el status quo actual.

 

El mismo 8 de marzo, Canal 7, un medio noticioso de cadena nacional, anuncia con gran indignación “actos de vandalismo” a iglesias, y edificios de patrimonio nacional. El periódico La Nación, también de circulación nacional, publica al menos tres notas al respecto de las iglesias que fueron “rayadas”. El medio de comunicación Crhoy publica no menos de 6 noticias exacerbando la detención de 5 jóvenes que pintaron las paredes de los edificios, iglesias e infraestructura del estado. Las noticias sobre este tan alarmante hecho para la sociedad costarricense corre entre otras noticias amarillistas sobre el asesinato y agresión de mujeres, pero ni uno solo de estos medios dedica una sola palabra, foto o mención a la multitudinaria marcha en el centro del San José, en la cual se manifiesta el repudio generalizado de la violencia hacia las mujeres.

 

Es igual de alarmante la respuesta conservadora que se despliega en redes sociales. La condena y la rabia que se manifiesta al respecto de esta noticia, que no tiene otra función más que desviar la atención de las demandas y denuncias que se le hacen al estado, son mucho más energizadas que la nula respuesta que tienen las noticias cotidianas sobre la muerte, violación, acoso y precarización sistemática en la que vivimos las mujeres.

 

De la misma manera responde el poder ejecutivo en su comunicado de prensa en redes, repudio total a los daños ejercidos sobre el patrimonio nacional, promesas de perseguir y castigar a los perpetuadores. Carlos Alvarado, candidato presidencial por el PAC, publica en su perfil de Facebook, que “no es la vía costarricense” el irrespeto a las personas que significa la trasgresión de los templos. Por su lado, el pastor evangélico, niega que los jóvenes de Costa Rica seamos así, alude a una extrañeza en los actos vandálicos y asegura que existen “grupos cuya ideología todos conocemos los que están detrás de estos actos.” Tal vez se refiere a los ateos, o a los comunistas… no estamos seguras.

 

Este detalle, más que ser una observación, es un claro ejemplo del rol que tiene la alianza de la prensa con el estado capitalista y sus pretendientes, para normalizar las condiciones de vida de las mujeres en esta sociedad de violencia patriarcal. De ninguna manera se menciona que las consignas escritas en las paredes denuncian la intromisión de la iglesia en la creación de políticas que sostienen la apropiación privada del cuerpo de las mujeres por parte del estado.

 

La represión ejercida por el poder judicial hacia estos jóvenes es una clara manifestación de que las leyes y cárceles de este poder político trabajan directamente para cercenar los derechos de las mujeres, pues de nuevo, es esta misma institución la que persigue y encarcela a las mujeres que toman decisiones sobre su propio cuerpo.

 

Desde Organización Socialista, y Pan y Rosas Costa Rica extendemos nuestra solidaridad con los y las compañeras que ahora enfrentan la represión del estado, estamos contra el procesamiento judicial hipócrita que el estado quiere hacer contra 5 jóvenes que manifiestan su descontento en esta sociedad capitalista y patriarcal.

 

Por otro lado, sostenemos lo fundamental de una organización centralizada de las diversas acciones contempladas para la marcha en una Comisión de Seguridad cuyos acuerdos asamblearios previos se respeten. En este sentido queda sobre las compañeras, sean autonomistas o de otras corrientes (que no respetaron los acuerdos de seguridad), la necesidad de una reflexión profunda en el sentido de que respetar los acuerdos de seguridad hubiera hecho más difícil el procesamiento de las personas detenidas.

 

La salida sigue siendo evidente, para hacerle frente a la violencia patriarcal, lo que necesitamos es organización feminista. Para cerrar el cerco mediático necesitamos medios de comunicación independientes del estado y de la empresa privada que lucra con nuestras pérdidas. La crisis política que se vive, no sólo en Costa Rica sino que en el resto de América Latina, no se expide en un voto en las elecciones, sino en la confianza de la fuerza de la clase trabajadora, en los esfuerzos continuos por organizar a las grandes masas.

 

 

 

 

 

 

 

Editorial

30/04/2018 03:28 | Editorial | Ajuste | Clase Trabajadora | PAC | Carlos Alvarado

¡Este Primero de Mayo movilizar hasta detener los ataques del Gobierno!

Este primero de Mayo marchemos contra el ajuste fiscal que impone el…
Leer más...
02/04/2018 03:24 | Editorial | PAC | Carlos Alvarado

Ante las recientes elecciones

Llamamos a no depositar confianza en el gobierno de Carlos Alvarado, profundizar…
Leer más...

Publicaciones

24/04/2018 22:21 | Publicaciones Socialistas | Nicaragua | Daniel Ortega | Clase Trabajadora

¡Contra los ataques de Ortega a la clase trabajadora!

En días anteriores Nicaragua estuvo al rojo vivo por la intensidad y rapidez con que movilizaciones estudiantiles y populares se…
Leer más...
25/09/2017 00:28 | Publicaciones Socialistas

Publicación Socialista #10

Publicación Socialista #10
Leer más...
06/09/2017 21:29 | Publicaciones Socialistas | FEES

Publicación Socialista #9

Nuestras propuestas para la Asamblea Estudiantil de las 5:00 p.m.
Leer más...