Sábado, 18 de Noviembre de 2017

Gigante marcha del Orgullo toma San José

Lunes, 26 Junio 2017 14:19

Gran movilización en el día del Orgullo Gay con un desarrollo político muy desigual. Nunca tan masiva y nunca tan despolitizada. Es necesario un Bloque Rojo del Orgullo.

Una marcha que obliga a pensar.

 

La marcha del orgullo se ha realizado en Costa Rica desde hace pocos años, no más de diez. La movilización de este año ha sido la más numerosa y se ha posicionado de tal manera que de hecho convierte a la capital centroamericana -por unas horas- en un lugar excepcionalmente seguro para mujeres y población LGBT.

Hasta hace algunos años, durante la movilización había acoso patriarcal y heteronormativo de manera continua a las personas movilizadas, desde los autos o desde las aceras. Pero ya este año eso no fue real. La movilización fue tan grande, tan masiva, que de hecho no podían haber demostraciones de acoso sexual de ningún tipo.

Tal vez para algunas cabezas católicas y/o ultraizquierdistas (pues detrás de uno está lo otro) esto no tiene el menor significado. Para nosotros en cambio tiene todo el significado del mundo, ya que demuestra que es a través de la movilización masiva que se impide de hecho la violencia patriarcal. Es que la reivindicación de la población LGBT adquiere dimensiones que por amplias terminan cubriendo tanto a mujeres y hombres heterosexuales asqueados de la violencia patriarcal y heteronormativa.

Una movilización gigante que puede abrir una gran discusión de carácter estratégico para todas las tendencias políticas, desde la embajada de los Estados Unidos y la de Israel, el gobierno del PAC, las corrientes burguesas progresistas del PAC, Liberación Nacional, el Frente Amplio y la izquierda trotskista. Fuera de esta discusión quedan los partidos abiertamente reaccionarios y religiosos, así como los libertarios cuyas posturas homofóbicas y patriarcales son públicas y conocidas.

 

El problema

Lo cierto del caso es que este diminuto estado centroamericano, burgués, católico, semicolonial y atrasado no puede darle a la población LGBT una completa igualdad de derechos frente a los derechos que guarda cualquier persona heterosexual. No puede darle matrimonio igualitario porque eso debilitaría de manera muy elemental y simple la estructura básica del catolicismo burgués costarricense, la familia nuclear. El matrimonio igualitario sería una derrota catastrófica para la Iglesia Católica costarricense, pues diferenciaría un concepto -el de matrionio- que hoy es compartido por el Estado y la Iglesia, provocando una transformación histórica en los casi 200 años de vida republicana (o más exactamente semi-republicana por el atraso económico, cultural, técnico y político que arrastra la sociedad costarricense). Lo mismo pasaría con la consigna del estado laico, solo que está sería un golpe express, directo a la barbilla, de la Iglesia Católica.

Y sin ese derecho, los sectores burgueses LGBT no van a tener su igualdad, por tanto no van a dejar de reivindicar el Orgullo, y a través de esa actividad mínima, se irradia al resto de las clases sociales la expectativa de un mundo sin discriminación por orientación sexual ni acoso callejero.

Pero ¿Qué haría la gran burguesía sin su Iglesia Católica? ¿Qué pasaría si en Costa Rica hubiese aunque fuera un atisbo de reforma protestantes? No, las consecuencias culturales de esa sociedad serían impredecibles, se contesta la gran burguesía. Frente al sostén de la Iglesia Católica y su milenario conocimiento en manejar las discusiones políticas detrás de bambalinas, la burguesía tica no va a entregar la igualdad de derechos que merece la población LGBT.

Ante esta contradicción, la formulación consciente de una política frente al estado se vuelve una discusión sumamente interesante y que, como decíamos involucra a muchos agentes desde contrarrevolucionarios LGBT, hasta militantes trotskistas.

 


El intento de solución dentro del capitalismo o capitalismo rosa

Las embajadas de los Estados Unidos e Israel son, claramente, agentes de la contrarrevolución mundial. Las políticas de sus gobiernos generan abiertamente formas brutales de violencia humana, que a su vez han generado el surgimiento de un islamismo radical allí donde estos gobiernos ponen en marcha sus máquinas de guerra. El Talibán, el Estado Islámico, Hamas o Hezbollá, han surgido en lugares ocupados por estos gobiernos. De tal manera que son responsables por la violencia que en otros lugares del mundo sufre la población LGBT, como Filipinas, Turquía o Chechenia. Y sin embargo (cuando menos mientras no esté la nueva embajadora de Trump) están a favor de la igualdad jurídica de derechos para la población LGBT. No reconocerlo sería inútil y no prepararía las condiciones para un movimiento LGBT independiente del imperialismo. De colores es el árbol de la vida.

El límite de las orientaciones políticas del imperialismo para el asunto LGBT es que es pacífico absolutamente. No están por impulsar a las masas cobijadas en la agenda LGBT contra el Estado burgués, sino que quieren cambiarlo desde adentro y en esto tienen acuerdo con el PAC, con Liberación y también con el Frente Amplio, así como con una enorme cantidad de activistas y también las amplias masas y su conciencia semicolonial.

Es un límite esta orientación pues después de 4 años de gobierno PAC los derechos adquiridos por la población LGBT son de "bajo perfil" frente a las discusiones trascendentales que tiene la agenda LGBT como el estado laico, el matrimonio igualitario y el derecho de decidir sobre el propio cuerpo. Se puede decir que es un paso adelante el derecho a brindar seguridad social a la pareja o el derecho a cambiar de nombre en la cédula. Seguramente para los sectores más desesperados puede ser visto incluso como una enorme victoria. Pero no es todavía el choque tectónico de la definición de matrimonio, la separación total de Iglesia y Estado, etc. Estas grandes discusiones solo se solventan históricamente con la irrupción de amplias masas en el debate político.

 

Levantemos un Bloque Rojo del Orgullo

Este choque tectónico es lo que invariablemente sostuvieron las variantes trotskstas que asistieron a la marcha del Orgullo, pues tanto OS como el PT y también el NPS, levantaron consignas en torno al estado laico, el matrimonio igualitario, la independencia del movimiento LGBT frente a las variantes burguesas nacionalistas e internacionales, etc.

Sin embargo, en el despliegue táctico de estas políticas es donde se encuentra el límite de las mismas. El PT por ejemplo decidió marchar con un sector del activismo (que en realidad es el mismo de siempre pero que cambia de nombre siempre) que en su búsqueda de independencia política (lo cual es un paso adelante) decidieron de manera sectaria rechazar el matrimonio igualitario, de la siguiente manera "Mientras la élite gay se quiere casar y farandulear lxs LGBTIQ luchamos porque nadie se quede atrás". En ese sentido, la implementación táctica de la política del PT es contradictoria pues su política por el matrimonio igualitario (que levantan años después de que fuese el punto alto de esa pelea) se implementa dentro de un sector ultraizquierdista que arbitrariamente rechaza el matrimonio igualitario. En OS no creemos que el Matrimonio Igualitario sea algo que solo quiere un pequeño sector de la población LGBT. Más bien al contrario, el ideal de casarse es seguramente muy sentido por toda la población LGBT y el Estado burgués les niega arbitrariamente ese derecho.

En ese sentido, desde OS llamamos al PT y al NPS para que el próximo año -o cuando haya una lucha social- realicemos un Bloque Rojo el día del Orgullo, donde agitemos por el Matrimonio Igualitario, el Estado Laico, la Independencia frente a la burguesía y el imperialismo. La marcha del Orgullo, con su masividad, muestra una enorme cantidad de trabajadores que asisten con hartazgo del patriarcado y orgullo de oprimido, es la tarea de la izquierda revolucionaria formar una corriente independiente y que cubra los más sentidos reclamos de las masas. Nuestras organizaciones ya se conocen. Tenemos ejemplos de unidad en la acción y unidad electoral tanto nacionalmente como internacionalmente (como el FIT en Argentina) que muestran que se puede realizar un trabajo conjunto dentro de unos acuerdos políticos fundamentales y manteniendo la independencia de las organizaciones. Esperamos que la obstinación sectaria, autoproclamatoria y pequeño burguesa de las direcciones del PT y NPS no impidan la consolidación del Bloque Rojo del Orgullo. La invitación también está abierta al PRT, GSL y PST, aunque no marcharon, así como también al más amplio activismo.

Publicaciones

25/09/2017 00:28 | Publicaciones Socialistas

Publicación Socialista #10

Publicación Socialista #10
Leer más...
06/09/2017 21:29 | Publicaciones Socialistas | FEES

Publicación Socialista #9

Nuestras propuestas para la Asamblea Estudiantil de las 5:00 p.m.
Leer más...