Sábado, 18 de Noviembre de 2017

Crítica al capitalismo rosa por militantes LGBTTI socialistas

Lunes, 29 Agosto 2016 18:31

 

El capitalismo rosa es conocido por ser una de las muchas caras de la hipócrita idea del capitalismo con rostro humano, la cuál incorpora ideológicamente algunos discursos de movimientos LGBTTI

Por: Gustavo Javier Molina Matute.

 

 

Este artículo aborda las dimensiones generales que puede llegar adquirir el capitalismo en ámbitos como los de las minorías sexualmente diversas. El capitalismo rosa es conocido por ser una de las muchas caras de la hipócrita idea del capitalismo con rostro humano, la cuál incorpora ideológicamente algunos discursos de movimientos LGBTTI; Esta temática adquiere relevancia para la izquierda puesto que es mediante esta distorsión de la realidad que el movimiento LGBTTI actual ha perdido sus rasgos clasistas y políticos, y más bien ha venido adquiriendo cada vez más rasgos pequeñoburgueses, como consecuencia: elitiza un movimiento popular, idealizando la imagen del hombre gay, blanco, cisgénero[1], occidental y de clase media-alta, y que es en ésta en última instancia, la imagen que está dispuesta a aceptar algunos Estados imperialistas y de la orbe.

 

El capitalismo rosa como lo conocemos actualmente se empezó a configurar a principios del siglo pasado en Estados Unidos, como una respuesta marginal a la persecución estatal y de sectas religiosas a las personas sexualmente diversas.

 

Este movimiento, sin rivalidad política en su época, tenía la política de asemejar lo más posible a las personas homosexuales de la clase media-alta a lo que se consideraba como “personas decentes y de buena moral”: realizando actos benéficos, cumplir rigurosamente con todos los códigos de etiqueta en público, escribir artículos de moda, entre muchas otras cosas. Este movimiento liderado por la pequeñoburguesía no tenía casi ninguna política para la población sexualmente diversa de la clase trabajadora, aunque la gran mayoría de la población LGBTTI estuviera destinada a la marginalidad de los bares gay, la prostitución, el desahucio, los crímenes de odio y la discriminación estatal e institucional.

 

Sin ningún éxito en las reivindicaciones que exigían, el viejo movimiento por los derechos de las personas homosexuales no pudo contener el surgimiento de un nuevo movimiento LGBTTI que nace, precisamente de los espacios marginales, para luchar políticamente por un mundo donde no existiera opresión ni explotación.

 

Con la caída del muro de Berlín, inicia un período en la historia conocido por el pesimismo y la confianza al “cabildeo parlamentario” [2] en el que los movimientos sociales con perspectivas revolucionarias han perdido su fuerza; El movimiento LGBTTI no ha sido la excepción pero sí ha tenido la particularidad de que el capitalismo ha sabido cómo usar su plataforma organizacional para poder impulsar su propio proyecto político que no cuestiona el orden económico y social imperante. Lo anterior se puede ver de manera diferenciada y desigual a nivel nacional e internacional; por ejemplo: El gobierno de Estados Unidos se proclama como un defensor de los derechos LGBTTI y su mayor estandarte fue la aprobación del matrimonio igualitario pero esto lo hace mientras sostiene estrechas alianzas con estados, como Arabia Saudita, donde la persecución estatal a las poblaciones sexualmente diversas es abiertamente institucionalizada y sistematizada.

 

La situación actual ha causado que muchos sectores de la población LGBTTI dejaran de identificarse con el movimiento que supuestamente les identifica por lo que no encuentran espacios seguros para poder organizarse, en primera instancia para identificar aquello que les oprime y luego para hacer política contra esa cosa que denominaremos el heteropatriarcado [3].

 

Como reflejo a lo que acontece a nivel internacional, en Costa Rica el movimiento LGBTTI está mendigando migajas reivindicativas en la Asamblea Legislativa porque prácticamente la lucha por el matrimonio igualitario la cedió al PAC, y el origen de este movimiento tan paupérrimo políticamente se configuró en el momento en el que dejaron de organizar a personas LGBTTI que subsisten en la marginalidad de la explotación laboral por causa de diversidad sexual, la violencia doméstica, desahucio y prostitución… las cuales son las que más potencial revolucionario tienen para impulsar cualquier lucha.

 

Por estas razones es imprescindible organizarnos, pero con la idea clara de luchar por otro tipo de sociedad, no por capitalismo rosa. Hay que salir a luchar en las calles y poner un partido realmente diverso en la Asamblea, que luche por nuestros derechos contra los partidos de las sectas religiosas y de los empresarios.

 

¡Por una Ley contra la Violencia a la población LGBT!

 

¡Por el Matrimonio Igualitario!

 

¡Por trabajo digno con paga digna!

 

¡Por casas de refugio para adolescentes LGBTTI!

 

¡Por educación sexual Laica, científica y Feminista! [4]

 

¡Por la Ley de Identidad de Género y que el Estado garantice el cambio de Sexo!

 

¡Por el Estado Laico!

 

[1] Se toma el término para denominar a aquellas personas que psicológicamente se identifican con el sexo biológico con el que nacieron.

[2] Hace referencia a aquella política que se limita a que partidos negocien ciertas reivindicaciones en el parlamento, como modo de sustitución de la lucha popular y callejera.

[3] Se usa este término como señalamiento a una de las muchas caras del patriarcado; esto hace más fácil evidenciar la tan necesaria y estratégica unión del movimiento LGBTTI con el feminismo. A medida en que evolucione artículos con temáticas similares, se usará la tradición política y teórica del feminismo socialista como herramienta para el fortalecimiento político del movimiento LGBTTI desde el socialismo.

[4] Este es un punto de encuentro de las políticas feministas que, en el movimiento LGBTTI, tenemos que hacer nuestra también puesto que el Estado debe ser garante de una educación sin tabúes, Laica y científica que tome todas las formas de vivir la sexualidad humana; y es que las personas LGBTTI son arrojadas a la marginalidad y clandestinidad producto de la barbarie patriarcal sin ninguna clase de herramienta para poder vivir la sexualidad de forma plena y saludable.

 

Publicaciones

25/09/2017 00:28 | Publicaciones Socialistas

Publicación Socialista #10

Publicación Socialista #10
Leer más...
06/09/2017 21:29 | Publicaciones Socialistas | FEES

Publicación Socialista #9

Nuestras propuestas para la Asamblea Estudiantil de las 5:00 p.m.
Leer más...