Jueves, 23 de Noviembre de 2017

El Rap y la Izquierda

Martes, 03 Octubre 2017 17:30

Con las palabras construimos desde niños el mundo interior y es ante un discurso que se adquiere la conciencia política. No parece entonces que el rap sea solo un uso de la voz entre el canto y el habla, sino también entre la palabra y el discurso, sin ser plenamente ninguno.

Por: Esteban Fernández.

 

Literalmente, un día iba caminando para mi casa y simplemente tuve claridad respecto de la pasión que el rap desata en mí. Emitir sonidos rápidos, con alguna coherencia, seguidos uno tras del otro y creyéndosela. Me parecen verdaderamente épicas las batallas de rap, así como me impresionan positivamente quienes logran decir más de 90 palabras en 15 segundos, o hacer canciones de 1900 palabras. 

Tuve que buscar textos sobre oratoria, sobre poesía, con el fin de descubrir a qué se debía una pasión que para muchos no tiene ningún tipo de belleza literaria. No es que la belleza sea el criterio estético fundamental a lo platónico, pero hay un deseo -y consecuentemente una semiconciencia de la falta de algo- que me genera el rap.

Como definición el rap es un uso de la voz entre el canto y el habla. La palabra alemana Sprechgesang indica precisamente la historia que he tenido esa forma de uso de la voz, y que empezó a ser usado en los 60 por poblaciones negras de los Estados Unidos.

Ya decía Aristóteles que lo propio del humano es el uso de la palabra. Por su parte Henri Lefebvre define el discurso como la manifestación de la praxis. Con las palabras construimos desde niños el mundo interior y es ante un discurso que se adquiere la conciencia política. No parece entonces que el rap sea solo un uso de la voz entre el canto y el habla, sino también entre la palabra y el discurso, sin ser plenamente ninguno.

Por supuesto para la cultura burguesa blanca, racista y explotadora el rap es rechazado por ser un producto cultural propio de las y los marginados y explotados de las diferentes sociedades. Los raperos de América Latina (AL) salen de los barrios marginales. En los Estados Unidos (US) de los barrios negros. En el Reino Unido (UK) sale de poblaciones migrantes.

El motivo es muy simple: entre el canto y el habla, entre la palabra y el lenguaje, se crea un ámbito de exploración del lenguaje, que es lo mismo que un ámbito de exploración del pensamiento, que la cultura burguesa le niega a los hijos de la clase trabajadora.

Cantar y hablar articuladamente son demostraciones de cultura burguesa. Pero ¿Qué pasa si se es joven y no se puede cantar ni hablar de manera plenamente articulada, como exige la cultura burguesa?Se explora una solución en el medio.

El que sea alabada en el rap la capacidad de articular frases durante mucho tiempo y con rapidez, es precisamente lo que da cuenta de que el rap es una exploración y cancelación (¿Aufhebung?) de pensamientos. Un juego de autoconocimiento, de la dialéctica entre los deseos y la denuncia a la realidad, de lo que es y de lo que debería ser.

El rap refleja entonces conjuntos de ideas de muchos sectores proletarios de la sociedad capitalista, con todas sus desigualdades. Este reflejo es combinado según los diversos raperos y los géneros musicales en los que el rap ha sido desarrollado, desde el country al raggaetón pasando por el drum-n-bass y por supuesto el hip hop. Este reflejo desigual y combinado también se refleja en los contenidos políticos de los raperos, algunas veces críticos y contestatarios, otras veces opresivos, racistas o patriarcales.

Estas combinaciones casi nunca son apreciadas en su totalidad y más bien generan un rechazo por la sociedad culta. Rechazar todo el rap por sus rasgos más atrasados como hacen algunos izquierdistas o exaltarlo por sus rasgos más adelantados como hacen algunos reformistas, impide una comprensión dialéctica de un fenómenos complejo y lleno de contradicciones. Y sobre todo impide dar cuenta de que el rap es un fenómeno en pleno desarrollo, que no ha caducado aún, sino que por el contrario es relativamente joven.

Para comprender el desarrollo del rap, en primer lugar, debemos comprender que su estallido mundial empieza en los ochenta, en los Estados Unidos, en la época más reaccionaria desde la Segunda Guerra mundial, que ya en los noventa implicaba una desmoralización generalizada de la clase trabajadora, una ruptura con valores emancipatorios y críticos, etc. Neoliberalismo le llaman a la derrota general que la clase trabajadora recibió en Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y la extinta sociedad de la URSS.

Ante la crisis emancipatoria, aparece en los Estados Unidos el primer rap masivo, el rap ganster, vinculado por ejemplo a N.W.A. (Niggers With Attitude) y su famosa pieza Fuck the Police. Este rap es al mismo tiempo una reivindicación de la negritud y una reivindicación del guetto negro californiano, por lo que mezcla reivindicaciones muy sentidas por las masas negras -como que la policía no te mate- junto con las reinvindicación de valores capitalistas mafiosos como horizonte de sentido de la vida. Es decir N.W.A. reivindican la igualdad de derechos bajo una óptica capitalista gangsteril y patriarcal, o sea reivindicar para los negros la vida de los burgueses blancos, con todo el acceso a dinero, mujeres, armas y drogas que ello implica. El que la burguesía blanca sea refinada y los raperos negros no, no suma absolutamente nada ante el sentido puramente burgués del rap gangster. No es casualidad que entonces Dr Dre y Ice Cube sean hoy unos burgueses en todo el sentido de la palabra, mientras que Easy E murió de sida después de una vida miserable de drug dealer.

En general el rap se ha desarrollado con contradicciones de este tipo. Lo que implica que hasta ahora no se ha desarrollado un rap que sea abiertamente revolucionario, que busque no la igualdad de derechos dentro del capitalismo, sino que busque la superación del capitalismo.

Por supuesto, el rap no puede ponerse por encima de las condiciones culturales de la época, lo cual implica que si las ideas revolucionarias no son reintroducidas políticamente en la sociedad no habrá manera de elevar el rap de las visiones burguesas que casi siempre lo encierran.

En todo caso el rap es un ámbito para entender los pensamientos de diversos oprimidos y explotados del mundo tal cual se están experimentando hoy. Por supuesto que no elimina la necesidad de intervención concreta en la lucha de clases, pero podría favorecerla. Ubicar, por ejemplo, la orientación política del Residente puede ser un camino para ubicar donde está la conciencia media de muchísimo activismo. Así por ejemplo, en una de sus últimas canciones:

yo no soy comunista, socialista ni capitalista
creo en inventar algo nuevo mejor di que soy idealista
creo en la igualdad y oportunidades infinitas
creo que la educación salud y comida deberían ser gratuitas
creo que el que trabaja más que el otro merece ganar más
pero también creo en compartir lo que tengo con los demás

El comunismo parece quedar asociado aún a las formas de organización stalinista que tanto daño hicieron a la clase trabajadora, al punto que hay un rechazo de las más amplias masas a los proyectos emancipadores. Consecuentemente el programa político es utópico-humanista y con un componente barrial y popular (de comunidades, le dice el activismo en Costa Rica). No creemos exagerar si decimos que la mayoría del activismo estudiantil, por ejemplo, se mueve dentro de estas coordenadas políticas.

Contradictoriamente el rap más avanzado políticamente a diferencia del Residente, incorpora la reivindicación de la URSS, pero con la reivindicación, nada más y nada menos, que de... ¡Stalin! como lo hace Pablo Hasél. Lo cual da cuenta del bajo nivel político del rap si se compara con otras manifestaciones culturales del siglo XX, como las vanguardias. Reivindicar a un dictador sanguinario que enterró todas las perspectivas emancipatorias en la URSS claramente no es un paso político adelante. Expresiones como Insane Clown Posse, sin embargo, podrían señalar un camino político del rap sin la brutalidad del stalinismo.

Habrá que esperar que la lucha de clases aclare la conciencia y el espíritu de las nuevas generaciones, siendo nosotros parte activa de las luchas, para que aparezca el reflejo emancipatorio, socialista y revolucionario, de las más amplias masas.

Pero eso no implica dejar a los jóvenes raperos a la espera de que empíricamente lleguen a conclusiones revolucionarias y socialistas. Hacemos la invitación a todos estos jóvenes que claramente tienen inquietudes intelectuales, morales, políticas, estéticas e incluso críticas, para que profundicen sus inquietudes, que las lleven al terreno del marxismo (y específicamente de Trotsky) donde descubrirán en el fondo de la sociedad la explotación al trabajo y la apropiación mercantil del cuerpo de las mujeres, lo que produce pobreza, machismo, racismo, violencia, etc. Allí toda la exploración que realizan hoy encontrará un fundamento científico y filosófico.

Descubrirán también un camino seguro. El mismo camino que todos los aparatos ideológicos del estado niegan y rechazan: el camino de la revolución social, de la erradicación de la explotación del trabajo y el entierro del patriarcado. La vergüenza que generan esas ideas, el escepticismo con que la sociedad contemporánea trata estas ideas, son las consecuencias del empoderamiento del capitalismo después de la caída de la URSS. Pero nada hay más ajeno a un joven consciente que el escepticismo y la vergüenza. Tienen los raperos la posibilidad de llegar a mucha gente ¡Lleven su mensaje a las formas de crítica más radical, lleguen a la raiz de los problemas mismos! Allí nos encontraremos todos.

Por lo demás, a todos nuestros lectores, que presumiblemente son de izquierda, quisiera recomendar algunos raperos, con diferentes “especialidades” en los diversos tipos de rap. Es una selección personal, pero de repente les gusta. Todos traen link y. Hay todo tipo de contenidos políticos.

Rap más político: Lowkey, Zack de la Rocha, Mic Rightous, Pablo Hasél (stalinista de lo peor, pero buen rapero).

Liricista (es decir, quienes mejor lírica tienen): Residente, 2 Pac Shakur, Lucy Camp, Lowkey.

Rap más rápido: Harry Shotta, Eminem, Busta Rhymes.

Rap en español: Residente, Tego Calderón, Vico C, Canserbero, La Mala Rodríguez.

Rap en vivo: Lowkey, Harry Shotta, Skibadee, Lucy Camp.

Freestyler: Notorius Big, Canserbero.

Mejores raperos: Notorious Big, 2 Pac Shakur, Residente.

Mejores raperas: La Mala Rodríguez, Germfree, Lana Shea, Rebeca Lane

Rap en Costa Rica: Nakury, Crypy 626.

Mejor flow: Snoop Doog, Lady Chann, Geslybeth, Gavlyn.

Cualquier lista es incompleta y acá hace falta mucho rap de muchos lugares del mundo. En todo caso, fácilmente pasarán de un tipo de rap a otro. Como sugerencia además es más apreciable el rap si se logra ver a los diferentes exponentes rapeando en vivo, porque la edición muchas veces impide el impacto psíquico del rap.

 

Publicaciones

25/09/2017 00:28 | Publicaciones Socialistas

Publicación Socialista #10

Publicación Socialista #10
Leer más...
06/09/2017 21:29 | Publicaciones Socialistas | FEES

Publicación Socialista #9

Nuestras propuestas para la Asamblea Estudiantil de las 5:00 p.m.
Leer más...