Sábado, 18 de Noviembre de 2017

El EZLN a Elecciones.

Viernes, 21 Octubre 2016 18:15

 

Por Esteban Fernández.

 

El EZLN ha declarado sus intenciones de presentar una candidata a la presidencia de México, lo que supone un giro en su política, que historicamente ha consistido en no participar electoralmente. Indiscutiblemente el zapatismo es un actor de peso político en la región y es esperable que esta decisión tenga implicaciones en todo el arco de la izquierda política en la región.

 

El EZLN, además, presentará una mujer como candidata. Un hecho que debe ser celebrado. El EZLN, además, presentará una mujer como candidata. Un hecho que debe ser celebrado. Red Política

 

En principio este giro implica el cuestionamiento de todas las tácticas de intervención política que tienen el abstencionismo electoral como un principio. Durante décadas la ideología abstencionista ha sido uno de los obstáculos más grandes que han enfrentado los proyectos políticos serios, al punto en que de hecho las elecciones (en todos los distintos planos) tienden a ser un espacio de división o alejamiento entre la izquierda trotskista y el activismo que se siente inspirado por el EZLN y que, en general, tiende a posiciones autonomistas.

 

Sin embargo, el EZLN señala que va a elecciones no con expectativas de ganar, sino de avanzar en su organización. Esta orientación deja dudas, por un lado, debido a que no se entiende bien cuál sería el punto de presentarse a elecciones renunciando a presentar candidaturas de diputaciones, que sería un piso constructivo indiscutible si de avanzar en organización se trata. Sin olvidar, por supuesto, que ninguna revolución se ha votado en un parlamento burgués y que por tanto no se debe creer que la representación parlamentaria sea suficiente para avanzar en una transformación revolucionaria de la sociedad.

 

Por otro lado, habría que celebrar que el EZLN plantee que deben usarse las elecciones para hacer organizaciones anticapitalistas más fuertes y sólidas. Este es un aprendizaje que no debe ser pasado por alto por la militancia socialista, tanto para reforzar el criterio constructivo como uno fundamental de la presencia electoral y que casi puede ser resumido así: sin crecimiento organizativo y político, las elecciones no sirven para nada.

 

Este crecimiento es el producto de una batalla política por convencer a compañeros y compañeras de que deben ser parte de nuestra misma organización, batalla que también implica luchar por por el voto de sectores de vanguardia y -en la medida de lo posible- de masas. Una batalla que no se hace sólo contra los representantes políticos de la burguesía en general, sino más específicamente aún con las orientaciones erradas de otras organizaciones más cercanas.

 

En un plano más general, la orientación del EZLN está a la par de otros giros políticos en la región que no han sido relacionados de manera suficientemente clara. Tanto el Partido Comunista Cubano como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, y más recientemente el Ejército de Liberación Nacional, también colombiano, han tenido una orientación abierta de normalizar todas sus relaciones con los principales estados que estas organizaciones han enfrentado. El PC cubano con el Gobierno Federal de los Estados Unidos, que implica más explícitamente la reintroducción del capitalismo en la isla, y es por tanto el giro con mayores implicaciones políticas. En Colombia, por otro lado, el referendo ha impedido consumar la orientación de las FARC, pero incluso con esa derrota electoral la tendencia probablemente siga siendo hacia la estabilización interna. En Centroamérica el giro se ha dado previamente, al punto que tanto el FSLN de Nicaragua, como el FMLN de El Salvador, gobiernan el estado burgués sin ningún cuestionamiento de ningún tipo al capitalismo.

 

En general estos giros han sido reaccionarios y conservadores, pues tienden a diluir las últimas consignas progresivas que se podrían respetar de las guerrillas regionales. El giro del EZLN es sin embargo diferente, es mucho más progresivo, por varios motivos.

 

El EZLN, a diferencia de las otras guerrillas, históricamente ha tenido rasgos más democráticos y al mismo tiempo no ha establecido un control militar de la vida económica y social de las comunidades donde se asienta, lo que le da mejor vínculo popular. Además el EZLN no hace terrorismo, lo que también le crea más simpatías en medio de la despolitización general heredados de los noventa. Pero sobre todo el EZLN ha controlado menos territorio, no ha tenido un conflicto militar permanente por 50 años y no ha formado un estado, como sí lo hizo la guerrilla cubana. Es decir, sus orientaciones estatégicas no han pasado la prueba de la realidad de hacer política nacional nada más y nada menos que en uno de los estados más complejos de América Latina, como lo es México.

 

Queda, por ahora, la inquietud respecto de cuál será el programa con el que el zapatismo se presente a elecciones, si será un programa anticapitalista o si será un programa político dentro del capitalismo. En cualquiera de los dos casos la izquierda de la región -particularmente la mexicana- va a modificar sus relaciones internas y particularmente su posición sobre las elecciones burguesas. El EZLN tiene dos caminos en general: el reformismo o la revolución social; Andrés Manuel Lopez Obrador, el neoreformismo o las plataformas anticapitalistas, que sean un paso en el camino de construir una sólida organización socialista.

 

Publicaciones

25/09/2017 00:28 | Publicaciones Socialistas

Publicación Socialista #10

Publicación Socialista #10
Leer más...
06/09/2017 21:29 | Publicaciones Socialistas | FEES

Publicación Socialista #9

Nuestras propuestas para la Asamblea Estudiantil de las 5:00 p.m.
Leer más...