Sábado, 18 de Noviembre de 2017

47 Asamblea de la OEA: EEUU capitanea propuesta de intervención en Venezuela mientras Gobierno de Maduro desconoce su parte en la crisis política

Jueves, 22 Junio 2017 17:56

Daniela Jiménez Montero

Entre el lunes 19 y miércoles 21 de junio se llevó a cabo, en Cancún México, la 47 Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA), cuyo centro de discusión fue el conflicto interno en Venezuela.

No es la primera vez, en los últimos meses, que este organismo se reúne para hablar de la situación en Venezuela y tratar de votar acuerdos encaminados a solicitar el cese a la Asamblea Constituyente de Maduro, liberar a los presos políticos y,  lo que resulta alarmante, que Venezuela acepte la intervención de un “grupo de contacto” para mediar en el conflicto, entre otros puntos.

La sesión del lunes no reunió lo votos necesarios (23) pero EEUU y México se mantuvieron optimistas esperando la aprobación en plenaria, donde se requiere mayoría simple de votos (18). En medio de esto la representante de Venezuela, Delcy Rodriguez, declaró la salida del país del Organismo y manifestó que Venezuela no aceptaría ninguna resolución proveniente de la OEA.  

Sobre  la salida de la Canciller

La salida de Venezuela de la OEA es justificada por la Canciller como una respuesta ante la pretensión intervencionista del imperialismo norteamericano, sin embargo la postura defensiva de Rodríguez apela  a la capacidad interna del Gobierno para resolver sus “propios conflictos”, capacidad que ha demostrado no tener.

Las intervenciones de Rodríguez contra los cancilleres de otros países se han convertido en el foco de la prensa. Les ha llamado desde “analfabetas políticos” hasta “perritos del imperialismo”, y las reacciones de los mismos no se han hecho esperar.

Todo esto es reflejo directo del debilitamiento del gobierno de Maduro, la intervención de Rodriguez en la OEA no ha superado el nivel de “berrinche mediático”, tampoco pareciera contener objeto político alguno.

La Canciller escasamente reconoce que existe una crisis económica y política en Venezuela, y que esta crisis afecta directamente a la clase trabajadora. Rodriguez tampoco reconoce que el gobierno de Maduro sea responsable del desajuste, prefiere enfrentar a los representantes de la OEA en el hotel Moon Palace en Cancún mientras mueren personas en los enfrentamientos.

Carácter imperialista de la propuesta de la OEA en apoyo a la derecha venezolana

La OEA, como organismo de cooperación internacional, no es más que una fachada que ha usado el Imperialismo para intervenir en Latinoamérica con la excusa de “fomentar la democracia” entre los países miembros. Muestra de ello ha sido la manera en la que el Subsecretario de Estado John J. Sullivan, representante de EEUU, ha pujado por la aprobación de la llamada “Carta democrática a Venezuela”, la cual ha sido resultado de la petición de la MUD a la OEA y al Gobierno de Trump.

Por otra parte, son gobiernos represores y anti obreros, que han generado movilizaciones a nivel internacional con sus políticas de ajuste y antidemocráticas, los que están impulsando la “Carta democrática a Venezuela”.

Entre ellos figura el Gobierno golpista de Temer en Brasil; el de México, sede de la Asamblea de la OEA y contra el que se han organizado protestas por los normalistas desaparecidos, así como contra los femicidios que van en ascenso; sin hablar del Gobierno estadounidense, que ha implementado las políticas contra los migrantes de todos los países, incluyendo los latinoamericanos, y contra las mujeres; y el Gobierno de los ajustes patronales de Macri, en Argentina.

Ninguno de estos países tiene autoridad moral para hablar de derechos humanos o libertades democráticas, todos y cada uno de ellos pugna y gobierna para los intereses de sus respectivas burguesías, y en mayor medida para los intereses de la burguesía estadounidense, cuyos capitales crecen y se desarrollan a punta de explotación de trabajadores latinoamericanos.

Por una asamblea constituyente libre y soberana del pueblo trabajador, por un plan de emergencia ante la crisis económica impulsada por organizaciones de trabajadores

La salida no está en el nacionalismo autoproclamatorio y defensivo del Gobierno de Maduro, tampoco en la falsa cooperación internacional que esconde el Intervencionismo histórico de Estados Unidos en América Latina y el Caribe que se ha encargado de llevar al poder a dictadores y genocidas.

La crisis económica de Venezuela tiene como sujeto al pueblo trabajador, al que padece lo peor del desabastecimiento de bienes y servicios de primera necesidad y medicamentos, el que ha servido de carne de cañón para los enfrentamientos entre el las Fuerzas Armadas, al servicio del Gobierno, y la Oposición.

Ni el Gobierno ni la MUD plantean propuestas en función de los intereses de los trabajadores y sectores populares, sino proponen medidas para descargar la crisis sobre las espaldas del pueblo trabajador. Ambos sectores han participado de la renta petrolera, ambos se debaten en la disputa por el control de los recursos y la deuda, pero ninguno ha sido capaz de impulsar la industria y el desarrollo tecnológico que sirva de sostén para el bienestar social y el desarrollo cultural.

Sólo la clase trabajadora podrá llevar adelante esta tarea histórica mediante una asamblea constituyente libre y soberana, y de esta forma impulsar un plan de emergencia ante la crisis económica y social. Finalmente, esta labor sólo puede ser respaldada por una organización internacional de la clase trabajadora, no por organismos al servicio de los empresarios como lo es la OEA; por lo que rechazamos y condenamos cualquier injerencia oportunista del Imperialismo en Venezuela.

Publicaciones

25/09/2017 00:28 | Publicaciones Socialistas

Publicación Socialista #10

Publicación Socialista #10
Leer más...
06/09/2017 21:29 | Publicaciones Socialistas | FEES

Publicación Socialista #9

Nuestras propuestas para la Asamblea Estudiantil de las 5:00 p.m.
Leer más...