Sábado, 21 de Abril de 2018

Ante las recientes elecciones

Lunes, 02 Abril 2018 03:24

Llamamos a no depositar confianza en el gobierno de Carlos Alvarado, profundizar la organización con independencia política frente a la burguesía en sindicatos, organizaciones feministas, etc. No olvidamos que es el PAC el principal responsable del surgimiento de la derecha evangélica y llamamos a ser opositores reales al gobierno.

Organización Socialista.

 

Justo acaba de elegirse presidente del país al oficialista Carlos Alvarado frente a la derecha evangélica de Fabricio Alvarado, con un margen de 60,8% contra el 39,2%; un abstencionismo un poco menor que el de primera ronda y una cantidad de nulos de más de 20 000 votos, con un 95% de las mesas escrutadas.

En este sentido parece haberse configurado un acuerdo político electoral que centralmente es capitaneado por la clase media del Valle Central (que incluye la capital), por un fragmento de la burguesía nativa y por sectores trabajadores que han puesto la fuerza para una elección que será cercana al 1 300 000 votos del anterior gobierno del PAC.

En el plano político se ha elegido un gobierno débil y que, además, por el retroceso de conjunto del reformista Frente Amplio tanto en la Legislativa como en los sindicatos y otras organizaciones, no tendrá el mismo apoyo por izquierda del gobierno saliente, por lo que la mediación del PAC con la clase trabajadora probablemente pasará por la burocracia sindical.

Es un gobierno débil debido a las perspectivas económicas del país, a la presión material que viven las masas proletarias y a las políticas de ajuste neoliberal que el PAC ha preparado en campaña. Será un gobierno de “unidad nacional”, es decir, un gobierno donde habrán representantes políticos de otros partidos en ministerios y otras instituciones, con una Legislativa muy fragmentada y donde el PAC podría quedar en minoría, a la vez que ya hay un acuerdo central de aprobar ajuste económico por la mayoría de las fuerzas políticas.

El ambiente político reaccionario de las elecciones probablemente tenderá a convertirse en un ambiente de mayores luchas sociales, o cuando menos existen los elementos políticos y económicos para que eso suceda, pero dependerá de la política de la izquierda radical si efectivamente habrán más luchas o si las masas y sus organizaciones darán confianza y aire al gobierno burgués como en la anterior elección.

En términos generales el imperialismo estadounidense ya desde hace meses se había preparado para establecer relaciones con cualquier partido ganador de la segunda ronda. La elección refleja la relativa debilidad del imperialismo estadounidense producto de la crisis del 2008, ya que al no tener el imperialismo una perspectiva de crecimiento económico estable en corto y mediano plazo, sus agentes políticos -las burguesías nacionales- no cuentan, tampoco, con una perspectiva de crecimiento económico serio.

Ahora quedan muchas discusiones pendientes dentro de la izquierda, como la independencia política frente a la burguesía nativa neoliberal o los proyectos nacionalistas burgueses y el imperialismo de conjunto, así como la manera en que las expectativas democráticas electorales de las masas se han fortalecido en medio del crecimiento de la derecha evangélica.

Estas discusiones se mediarán, además, por la manera en que las expectativas religiosas de las masas que votaron por Restauración Nacional, así como las expectativas de las clases medias y la clase trabajadora que votaron por el PAC, se enfrenten a la realidad. Ni un milagro religioso ni las más profundas maniobras económicas reformistas o liberales lograrán elevar el nivel de vida de las masas, eliminar la violencia a las mujeres o a la comunidad LGBT. En ese sentido se ha creado una grieta en la cual la intervención política de la izquierda revolucionaria podría ser determinante.

No deja de ser un elemento significativo de balance de estas elecciones que las pequeñas organizaciones trotskistas que se han jugado a hacer campaña por el voto nulo, han quedado referenciadas por sectores un poco más amplios, lo que permite prever una mayor responsabilidad política de esa izquierda. A esa perspectiva nos sumamos en Organización Socialista.

Llamamos a no depositar confianza en el gobierno de Carlos Alvarado, profundizar la organización con independencia política frente a la burguesía en sindicatos, organizaciones feministas, etc. No olvidamos que es el PAC el principal responsable del surgimiento de la derecha evangélica y llamamos a ser opositores reales al gobierno.

Economía

10/09/2016 18:56 | Fiscal

EL FEES: por universidades al servicio de la clase trabajadora.

Por: Daniela Jimenez.El FEES tiene que crecer porque las Universidades Públicas son…
Leer más...
21/08/2016 17:52 | Economía | Banco Central | Inflación | Salarios

Comentario Crítico al Programa Macroeconómico

El Programa Macroeconómico es el punto de vista del ente rector de…
Leer más...
07/08/2016 18:41 | Fiscal | Crisis Fiscal | Política Fiscal | Luis Guillermo Solís

Política Fiscal Socialista: ¡es hora de invertir en la clase trabajadora!

Por Daniela Jiménez Al subdesarrollo lo acompaña la deuda, de eso no…
Leer más...

Publicaciones

25/09/2017 00:28 | Publicaciones Socialistas

Publicación Socialista #10

Publicación Socialista #10
Leer más...
06/09/2017 21:29 | Publicaciones Socialistas | FEES

Publicación Socialista #9

Nuestras propuestas para la Asamblea Estudiantil de las 5:00 p.m.
Leer más...