Martes, 21 de Noviembre de 2017

EL FEES: por universidades al servicio de la clase trabajadora.

Sábado, 10 Septiembre 2016 18:56

 

Por: Daniela Jimenez.
El FEES tiene que crecer porque las Universidades Públicas son las únicas capaces de generar investigación, de crear ciencia y tecnología, y de educar a la clase trabajadora. El FEES es la prueba contundente de cuánto desea un Estado salir del subdesarrollo. El FEES debe incrementarse porque hace parte fundamental en la tarea de revertir el Déficit Fiscal. Y sobre esta perspectiva entregar más becas para investigación, contratar más docentes, impedir que los hijos de los trabajadores terminen estafados en las universidades privadas, impedir la ENORME deserción que muestran las universidades públicas, etc.

 

Rector Jensen, cuestionado por tráfico de influencias, estuvo al frente de la negociación. Rector Jensen, cuestionado por tráfico de influencias, estuvo al frente de la negociación.

 

El Presupuesto nunca se resuelve.

Las reacciones de la comisión de Hacendarios y de las distintas facciones de la Asamblea Legislativa frente al presupuesto presentado por Hacienda, dan cuentas de la nula capacidad que tiene la burguesía costarricense por elaborar un proyecto económico y llevarlo a cabo.

Llama la atención que economistas de la talla de Helio Fallas, Francisco Pacheco, y Henry Mora señalen los preocupantes niveles de deuda con los que carga el Estado, siendo este compromiso la principal limitante para la distribución del Presupuesto Nacional.

Pero hay dos cosas que no se dicen respecto de esta problemática. Primera, el peso del endeudamiento1, que recae sobre las espaldas de los trabajadores, generación tras generación, lo que implica el detrimento de sus condiciones de vida. Segundo, se plantea la deuda como “compromiso ineludible” sin ningún mecanismo para detener su crecimiento.

Entonces la preocupación versa sobre cómo distribuir el gasto de “lo que quede” luego de las amortizaciones y los intereses, resto que tenderá a decrecer a medida que pase el tiempo. Y ello ocurre con el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), objeto central de esta nota.

El FEES en números relativos

Actualmente el FEES se negocia sobre la base del PIB, esto hace que el crecimiento sea condicionado al crecimiento nominal de la producción. En el siguiente gráfico presentamos tres relaciones de las que se pueden inferir algunas conclusiones:

 

 

Podemos observar que la proporción FEES sobre PIB se mantiene constante2, cada año el FEES se decide sobre la misma estructura que depende directamente del valor de la producción a precios de mercado.

Por otra parte las columnas rojas3 superan a las verdes4. Esto quiere decir que en términos relativos el FEES crece más de lo que crece el PIB nominal. Hay que tomar en cuenta que todas estas relaciones pueden verse afectadas por los cambios en los precios.

Algunas conclusiones importantes a partir de estas relaciones son las siguientes:

  1. La estructura de crecimiento del FEES depende del PIB nominal y, en ese sentido, se mantiene constante.
  2. En lugar de crecer cada vez más, tanto PIB como FEES tienen rendimientos decrecientes (crecen cada vez menos), esto implica una desaceleración de la economía y un acceso cada vez más limitado (en términos relativos) a la educación superior.
  3. Tanto las facciones mayoritarias del Congreso como el Gobierno, son incapaces de elaborar un plan de gasto que dinamice la economía y que incremente la producción.

Esto aclara que las “negociaciones” del FEES no son tal, no hay fuerza paralela o aleatoria que se refleje en el presupuesto para las Universidades, no se corresponden con las necesidades de crecimiento. Es más, resulta claro que no existe plan que vincule la tarea de la educación superior con el crecimiento económico.

Las Universidades deberían ser un impulso para la industria, pero lo que ocurre en realidad es que el estancamiento económico ejecutado y permitido por los gobiernos desde la inactividad, el crecimiento de la deuda y otras malas decisiones, arrastra a las Universidades al letargo y a la mediocridad.

Las autoridades universitarias se sienten muy contentas de ubicar a la UCR como la mejor ubicada del país en planos Latinoamericanos, colocada casi siempre entre las primeras 20. Pero en realidad esto aclara que la UCR está muy lejos de las mejores universidades latinoamericanas (USP, UNAM, UBA, etc.) y lejísimos de las mejores universidades del mundo. Cuando es claro que tiene condiciones para ser realmente de las mejores universidades de América Latina, como mínimo, sin embargo ni los rectores ni los partidos burgueses demuestran la capacidad política o administrativa para llevar esas tareas adelante. Las universidades pueden y deben ser más grandes, y sobre todo, educar a todos los hijos de la clase trabajadora de manera universal, pues solo la clase trabajadora es la clave para salir de aquello que los burgueses llaman subdesarrollo y que en el marxismo se señala como dependencia semicolonial.

 

Frente a un vago análisis de los datos, la política de la burguesía

Las opiniones entre el Gobierno y la oposición al plan presupuestario redundaron en posturas más o menos conservadoras ante la idea de que el país no está para hacer tanto gasto. Por una parte el optimismo exagerado frente a mejoras no sostenidas del ingreso; por otra, quienes son incapaces de plantear otra salida al déficit que no sea el recorte o la venta de instituciones; y de ambas partes quienes no imaginen una clase trabajadora con acceso universal a estudios universitarios.

Al margen de esta contienda tenemos a las autoridades Universitarias y al Gobierno que pactan un FEES insuficiente, cada vez más escuálido, cada vez con menos discusión, y aprovechando la desorganización del Movimiento Estudiantil. Ante posturas como las de Otto Guevara, casi olvidamos que Jensen está cuestionado por tráfico de influencias, y casi creemos en la buena voluntad de Luis Guillermo Solís. Excepto que ninguno parece estar planteando metas de crecimiento industrial y desarrollo científico, mucho menos que estén pensando relación alguna entre estas dos tareas y el presupuesto FEES: están administrando mediocremente el FEES, repartiendo la pobreza, en lugar de administrar para el crecimiento.

No podemos disociar el problema FEES de los problemas del país

No basta con proponer que el FEES no dependa del PIB nominal, tampoco con poner como punto de partida las necesidades, supuestas o reales, de las universidades públicas. Nada hacemos sin elaborar sobre el problema de la distribución interna del presupuesto y del vínculo que debe existir entre los objetivos económicos y las tareas de la educación superior.

Ante muchas limitaciones, negociación tras negociación, la postura de las Universidades ha versado sobre el crecimiento en términos monetarios. Sin embargo es necesario que al lado de la exigencia por el aumento presupuestario hablemos del “para qué”. El FEES no debe crecer para aumentar el salario del Rector, ni para que los catedráticos se pensionen mejor, tampoco como forma en que la parte más “progre” de la burguesía expíe sus culpas otorgando y quitando becas sobre la base de criterios tecnicistas.

El FEES tiene que crecer porque las Universidades Públicas son las únicas capaces de generar investigación, de crear ciencia y tecnología, y de educar a la clase trabajadora. El FEES es la prueba contundente de cuánto desea un Estado salir del subdesarrollo. El FEES debe incrementarse porque hace parte fundamental en la tarea de revertir el Déficit Fiscal. Y sobre esta perspectiva entregar más becas para investigación, contratar más docentes, impedir que los hijos de los trabajadores terminen estafados en las universidades privadas, impedir la ENORME deserción que muestran las universidades públicas, etc.

Pero ninguna de estas razones moverán al Presidente o a los diputados, es por eso que requerimos de la unidad más madura de la Izquierda revolucionaria y de las y los trabajadores, que permita conjugar un proyecto económico de crecimiento industrial con objetivos de la Educación Superior Pública, que se atreva a reelaborar una distribución del presupuesto. No se trata de tecnificar reduccionistamente los programas de estudio, se trata de repensar el país al tiempo que replanteamos la ciencia y el arte, se trata de construir Universidades Públicas para la clase trabajadora.

 

Bibliografía

Chinchilla, S. (07 de Julio de 2016). ‘U’ públicas temen menos recursos del FEES para 2017. La Nacion.

Hacienda, M. d. (2016). Presupuesto Nacional en Costa Rica, 2017. San José.

Morales, S. (31 de agosto de 2016). Hacienda alista ajustes para el presupuesto del 2017. El Financiero.

 

Notas:

1 Más allá de la deuda como problema para el Gobierno de turno que enfrenta los errores del Gobierno anterior.

2 Proporción del FEES que corresponde al total nominal del PIB.

3 Indican el crecimiento del FEES de un año al otro, y para 2017 la propuesta de Hacienda.

4 Que representan el porcentaje de crecimiento PIB interanual correspondiente al cuarto trimestre del año anterior al FEES.

 

Publicaciones

25/09/2017 00:28 | Publicaciones Socialistas

Publicación Socialista #10

Publicación Socialista #10
Leer más...
06/09/2017 21:29 | Publicaciones Socialistas | FEES

Publicación Socialista #9

Nuestras propuestas para la Asamblea Estudiantil de las 5:00 p.m.
Leer más...